• Busqueda

Valentina Ortiz: ‘La Ley Integral de Violencia de Género es un negocio que todos los años mueve miles de euros’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Valentina Ortiz (@Hiiiipstah). Youtuber y comunicadora.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es, YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber

 

JMF: Y, ¿sobre qué comunicas?

VO: Sobre todo sobre cuestiones de género. Feminismo, machismo, masculinismo y todo lo relacionado a ello. Mayormente me dedico a cuestionar todos los postulados que hoy, dentro del feminismo, se dan por ciertos sin lugar a la duda o a la crítica. A partir de ello, necesariamente entro en el resto de cuestiones.

JMF: ¿Por qué te ha dado por estos temas siendo mujer?

VO: Justamente, porque soy mujer. No me siento representada por la experiencia colectiva que desde el feminismo te dicen que deberías vivir por ser mujer. Al mismo tiempo, me siento constantemente infantilizada y despojada de mi capacidad de decisión más por parte del feminismo que por parte de aquellos que supuestamente “me oprimen”. Creo que por el contrario de hacerle un favor a la mujer, le juegan en contra, llevándose puesto por el camino también los derechos de los hombres. El feminismo entendido como la mayoría lo entiende hoy, no ayuda ni a las mujeres ni a los hombres.

JMF: En teoria el feminismo es la lucha por la igualdad de derechos mujer y hombre…

VO: En teoría, pero no se da igual en la práctica.

JMF: En la práctica no es feminismo sino hembrismo ¿no? El equivalente al machismo en las mujeres.

VO: Exactamente. Pareciera como si de a ratos se olvidaran de la finalidad principal del feminismo. Creo que las primeras feministas, las que de verdad tenían una causa justa como acceder a los derechos fundamentales como puede ser el derecho al sufragio, se llevarían las manos a la cabeza si vieran cómo la mayoría entiende hoy ese “feminismo”, que hoy hace poco más que atentar contra las libertades de hombres y mujeres a partes iguales.

JMF: ¿Qué piensas que hay detrás de la ideología de género?

VO: En este sentido veo dos partes: Por un lado, desde las instituciones, que han encontrado un nicho de negocio que por ahora, no para de dar frutos. Acá en España por ejemplo, la Ley Integral de Violencia de Género es un negocio que todos los años mueve miles de euros. Y por otro lado, desde la sociedad (los civiles), veo que los mueve sobre todo, la búsqueda de un sentido de pertenencia. Pertenecer a un grupo, tener un ideario colectivo que te ahorra el trabajo de hormiga de formar tus ideas como individuo y de discriminar qué tiene sentido y qué no. Comprar un “paquete ideológico”, como se le llamaría.

JMF: ¿Es problema solo de España?

VO: Desde luego no. Se está dando a nivel global, sobre todo en occidente. Empezó ya hace bastantes años en Estados Unidos y se ha ido extendiendo. En Argentina estamos cada vez más cerca de algo similar a la Ley Integral de Violencia de Género. Ya se están haciendo reformas en cómo funciona el sistema judicial, capacitando a jueces y fiscales en “perspectiva de género”. Sin contar, desde luego, con todo el movimiento social que es el que impulsa a que todo esto se siga dando e incluso blanqueando y justificando cosas como los famosos “escraches” donde basta con que alguien diga que “X” persona es algo terrible, para que automáticamente se de por cierto y esa persona sea tachada de por vida como un criminal.

JMF: ¿Tienes problemas por tus posicionamientos en esto?

VO: Bueno, la verdad es que hoy en día casi no me doy cuenta, porque hace ya cuatro años que hablo de esto. Pero sí es verdad que cuando comencé, fue casi una “salida del armario”. Tuve una época donde tenía que configurar mis publicaciones para que no las vieran determinadas personas, donde perdí amigos, donde gente de un día para otro empezaba a hablar mal de mí a mis espaldas , etc. Obviamente a medida que mi canal fue creciendo empecé a recibir críticas más fuertes de parte de feministas, que me dedicaban cosas simples como un twitt como cosas más “dedicadas” como mensajes kilométricos en redes sociales.

JMF: Y, a pesar de ello sigues… ¿Eres masoquista?

VO: A ojos de los demás puede que un poco, sí. Pero realmente creo que en mi caso es algo que surge de forma natural. Siempre fui bastante “opinóloga”. Ahora tengo un espacio y una audiencia que escucha lo que digo simplemente, pero incluso antes ya era así, sólo que nadie me escuchaba o nadie me quería escuchar. Siento una profunda impotencia cuando veo que se malversa de tales maneras cosas que deberían ser legítimas, como el feminismo. Siento una profunda impotencia cuando veo la hipocresía y la doble moral de aquellos que dicen pelear por la igualdad mientras socavan los derechos y las libertades de todas las personas. De alguna manera me nace la necesidad de decir algo. Tenga o no una cámara o una red social delante.

JMF: En pleno siglo XXI ¿hay censura?

VO: Y cada vez más. Sólo hay que ver lo que ha sucedido con documentales como Silenciados, Borrando a Papá o The Red Pill. Sin que los documentales se hubieran estrenado siquiera, hubieron campañas multitudinarias para que los documentales no se estrenaran, por razones como la “apología de la violencia hacia la mujer” o “discurso de odio”. Cosas que ni son realmente comprobables ni se atienen a la realidad de los documentales. Es increíble, suena medieval.

JMF: Suena a medieval y a vergüenza colectiva, ¿me hablabas antes de que del feminismo te estabas yendo a otros temas, ¿cuáles?

VO: Bueno, siempre me interesaron las cuestiones sociales. Me metí un poco en críticas al sistema educativo, mi opinión sobre las religiones, he hecho puestas en valor de cosas que para mí hoy están infravaloradas… pero realmente hace tanto que me centré exclusivamente en las temáticas de género que creo que si ahora viera esas críticas mías a diferentes temas, las vería bastante escuetas, superficiales y reduccionistas. Tenía dieciocho años y cero experiencia en comunicación.

JMF: En la cuestión de género ¿qué es lo siguiente que nos espera?

VO: Me encantaría poder saberlo para poder estar preparada jajaja. Lo que yo veo venir es una censura cada vez más grande hacia opiniones que disienten del discurso hegemónico y contorsiones mentales a fin de justificar desde el feminismo cosas que son claras muestras de sexismo. Veo armándose cada vez más teoría feminista tirada de los pelos para que, de alguna forma, “defienda” todo lo que se está dando en la práctica, que es aberrante.

JMF: ¿No vendrá la independencia de la hembra con la procreación de la especie?

VO: Puede ser, pero realmente creo que eso iba a suceder con o sin el feminismo de por medio. Es parte de lo que acarrean los avances médicos y tecnológicos.

JMF: Quizás, pero el feminismo hará que se invierte mucho más en ello. Realmente, ¿qué persigue el feminismo hembrista?

VO: Me atrevería a decir que cada feminista persigue algo distinto. La realidad es que hay tanta equidistancia entre las diferentes corrientes feministas y tanto disenso entre unas y otras que creo que no están de acuerdo ni dentro del mismo feminismo. En la teoría, todas las corrientes persiguen lo mismo, pero cada una concibe el camino de una forma distinta. Para unas la igualdad es simplemente la igualdad de derechos y oportunidades, para otras es la igualdad de resultados, para otra es a través de la equidad… No creo que haya un consenso muy claro.

JMF: No notas que cada vez hay mas espíritus críticos en las redes sociales sobre este tema ya sea a derecha o a izquierda?

VO: Sí y me alegra muchísimo. Ahí es donde claramente veo un avance. Somos muchos los que hemos salido del “armario ideológico” y nos hemos atrevido a mostrar otra cara de la moneda. Incluso desde otros campos, como las artes escénicas o la música, cada vez hay más gente que se atreve a dar una opinión distinta.

JMF: Ya era hora, el pensamiento único no es mi ecosistema…

VO: Ni el mío.

JMF: Recomiéndame ‘versos sueltos’, los que han salido del armario ideológico, sobre este tema, quiero entrevistarlos a todos, jaja.

VO: Bueno, hay gente en todos los ámbitos que me parece muy válida aunque no se dediquen específicamente a las cuestiones de género: David Suárez como comediante, Sofía Rincón como artista o incluso el grupo Def Con Dos se vio inmerso en críticas por sus dichos sobre la corrección política y el feminismo. Luego, hay muchos colegas que se dedican también a tratar estos temas: El YouTuber Un Tío Blanco Hetero que debes conocer, Experto en Igualdad a quien ya entrevistaste, Marina de la Torre como comunicadora y un largo etcétera.

JMF: Hay que dar a conocer a todos ellos, los que conozco, que aun son pocos, han sufrido ‘luz de gas’, censura brutal, y no la merecen.

VO: Para mí nadie merece la censura. Creo que la famosa frase atribuida a Voltaire (que realmente es de Evelyn Beatrice Hall) es algo que deberíamos seguir a rajatabla: “No estoy de acuerdo con lo que dices pero defenderé a muerte tu derecho a decirlo”.

JMF: Valentina, es frase es para gente libre no para sectarios. ¿Hay mucho sectario en las redes?

VO: Incluso si los sectarios hablan, si uno es libre, no amedrentan. Y sí, hay mucho. No creo que se reconozcan como tales pero los hay.

JMF: Tú, ¿eres partidaria de la censura en las redes o de legislar para que no falten al respeto?

VO: Yo soy siempre partidaria de la libertad. Creo que todos tienen derecho a expresar sus opiniones (por incorrectas que nos parezcan) y que todos nos debemos atener a ser contestados. Creo desde luego que el límite está cuando hay una calumnia, una injuria o una falta de respeto. Además, nos atenemos a las normas de la comunidad de las diferentes redes sociales, que son empresas privadas y reservan el derecho de admisión y permanencia. Si decidimos estar en ellas, tenemos que atenernos a sus normas, nos guste o no.

JMF: Estoy de acuerdo, pero las propias redes censuran contenidos ¿no?

VO: Sí. En Twitter algo muy común es el “shadow banning”. Esto quiere decir que no te censuran de forma directa, no eliminan ni tus mensajes ni tu cuenta, pero tampoco ponen a trabajar sus algoritmos para que otra gente vea lo que publicas. Estás de alguna manera, “apagado” por la plataforma.

JMF: Y, ¿eso te parece decente?

VO: No me parece decente, yo no lo haría. Pero tampoco me parece completamente cuestionable. No creo que las empresas privadas deban funcionar como democracias.

JMF: Sin duda son libres de hacerlo pero nosotros estamos obligados a explicarlo, ¿no?

VO: No sé si obligados, creo que al fin y al cabo es una elección, pero sí creo que como comunicadores es parte de la tarea que nos corresponde.

JMF: ¿Entiendes que la ONU también favorezca con sus agencias lo ‘políticamente correcto’ y más en concreto la ideología de género?

VO: Sí, pero yo tengo la teoría de que va a la inversa. Que de alguna manera funcionan en favor de lo que la masa exige de ellos para mantener su reputación y status. No creo que hubiera surgido un ONU Mujeres sin una sociedad que pide ese tipo de cosas de forma permanente.

JMF: Ahi ya coincidimos menos, invierten miles de dólares en manipular a la opinión pública con la visión que ellos quieren. A la pobre sociedad no le pregunta nadie nada…

VO: Siempre es bueno que haya variedad de opiniones, así que mejor.

JMF: Sin duda, opinión única, como mínimo, máximo aburrimiento jaja

VO: Sin el contraste con otras opiniones y sin la crítica, las ideas se vuelven dogmáticas, tendenciosas y autocomplacientes.

JMF: Un beso Valentina y mil gracias por tu tiempo. Mucho ánimo.

VO: Gracias a vos!

Please follow and like us:
Deja un comentario

Escrito por Josep Maria Francàs

SIGUENOS

También estamos en redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies