• Busqueda
Pablo Casado, presidente del PP
Pablo Casado, presidente del PP

Un Pablo Casado sostenible

Pablo Casado ha iniciado un nuevo trayecto con su discurso en la semana pasada, discurso atractivo pero sobre todo una declaración de intenciones y una promesa de liderazgo para el centro derecha. Por eso, tras quemar las naves y abandonar la radicalización y la derecha más  bizarra, a partir de ahora solo le queda el compromiso por lograr un nuevo centro derecha moderno como probablemente no ha existido nunca en España, unas veces por la inclinación hacia la socialdemocracia desde una postura de complejos históricos ante la izquierda, y otras veces hacia una derecha anticuada, heredera del franquismo y sin un sentido del futuro.

A Pablo Casado se le ponen por delante toda una serie de deberes para lograr que su intervención del jueves no acabe como flor de heno, como una especie de coitus interruptus y, por el contrario, se convierta en un vector de progreso ideológico y político sostenible.

OPA a Ciudadanos

Entre esos deberes está el de hacer una OPA sobre ciudadanos para apoderarse del territorio más liberal del centro político que le había sido arrebatado a Mariano Rajoy, por su inacción, por Albert Rivera, ese centro político en el que habita un buen número de ciudadanos que hasta  hace poco alternaban su voto en las elecciones en función del espíritu y el aroma que desprendían los programas y los candidatos el PSOE o del PP y que últimamente se habían visto condenados a la frustración y al desconcierto.

Es imprescindible votar no solo desde las convicciones sino también, inexcusablemente, desde el conocimiento de la ley electoral

Pero donde tiene Pablo Casado su principal empeño es en llevar a  los afiliados y votantes del PP a un doble convencimiento: a la hora de votar es imprescindible hacerlo no solo desde las convicciones y la ideología sino también, inexcusablemente, desde el conocimiento de la ley electoral y las limitaciones y servidumbres que nuestra ley electoral impone.

Debe hacerle notar que un gran número de votos de ciudadanos españoles están condenados a la irrelevancia, a que no sirvan para nada, por desconocimiento de dichas limitaciones y servidumbres. En definitiva, devolverles a ese concepto qué algunos antecesores suyos en el centro derecha supieron vender oportunamente: el voto útil.

Sólo es útil el voto cuando permite gobernar

Y sólo el voto es útil. y este es el el segundo mensaje que debe transmitir en el seno del PP, cuando  se traduce en la capacidad de gobernar. Los partidos no se presentan a las elecciones cómo quién se presenta a un casting sino con el objetivo de llegar a gobernar.

Si Casado se empeña en llevar a cabo estas tareas el Partido Popular puede recuperar su territorio y sus expectativas de Gobierno. Más aún, sí es capaz de lograr una simbiosis moderna entre los postulados de la derecha y las exigencias que una sociedad moderna impone en cuanto a la tolerancia, el diálogo y la moderación, y que son hoy las señas de identidad del centro político, habrá completado el proceso que inició el jueves con su discurso y podrá acercar de nuevo su partido hacia la Moncloa. Y España se lo agradecerá.

Please follow and like us:
Deja un comentario

Escrito por Redacción

SIGUENOS

También estamos en redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com