• Busqueda
Los nuevos y los viejos partidos ante las elecciones generales al Congreso

Podemos y Ciudadanos, antes y ahora

Podemos y Ciudadanos llegaron a la política autoproclamándose los representantes de la nueva política.  Ahora parecen dos partidos envejeciendo, especialmente a medida que se acerca el 28 de abril, perdiendo a marchas forzadas buena parte del activo que habían logrado atesorar en pocos años.

Ahora parecen dos partidos envejeciendo, perdiendo a marchas forzadas el activo que habían atesorado en pocos años

Podemos nació como el partido de la nueva política, la voz de los sin voz y los indignados, el ariete contra la casta imperante, encarnada a juicio de los podemitas en los partidos viejos o tradicionales, el PSOE y el PP.

Iban a ser el partido que ofreciera a los ciudadanos una renta básica universal, una subida de pensiones generalizada, un empoderamiento absoluto de los más vulnerables y especialmente de las mujeres, y una respuesta auténticamente democrática a través de la representación asamblearia, decidiendo todo mediante el voto de las bases y eliminando totalmente el dedazo de los dirigentes del partido.

Su máximo líder, Pablo Iglesias, iba a romper todos los privilegios de los que gozaban los dirigentes de los viejos partidos, comenzando por si mismo, por su salario, moviéndose en su viejo automóvil y residiendo de por vida en su antiguo barrio.

Ahora Podemos es un partido elitista, que ha sublimado los privilegios  de su cúpula al concentrarlos en Igleisas y Montero

Ahora es un partido elitista, que ha sublimado los privilegios y el poder de su cúpula al concentrarlos en Pablo Igleisas e Irene Montero, una pareja que, desde su nueva residencia para ricos, controla ferreamente todas las decisiones y procesos, entre otros, la designación de candidatos, y fulmina a todo el que discrepa.

Así ha expulsado de Podemos a sus antiguos compañeros fundadores del partido para rodearse de una guardia pretoriana de corifeos que están llevando a la formación morada a convertirse en una jaula de grillos que ha estallado en su organización geográfica y autonómica.

Apenas han rozado el poder real, aunque bien que lo han intentado con el Partido Socialista al que inicialmente prometían nunca apoyar ni apoyarse en el para llegar al poder, y en aquellos lugares donde han compartido el poder o lo han liderado, como en el caso del Ayuntamiento de Madrid solo ha servido para disolverse y mutar en un nuevo partido al margen de Podemos, con un perfil mucho más moderado, menos radical, personalizado en Manuela Carmena e Iñigo Errejón.

Ciudadanos llegó también como parte de esa nueva política, como el partido valiente capaz de enfrentarse a las veleidades y desmanes de los separatistas catalanes, capaz de regenerar la política a izquierda y derecha, nuevos profetas del liberalismo, la tolerancia y el centrismo.

Ciudadanos llegó como el partido valiente, capaz de regenerar la política a izquierda y derecha. Hoy le asaltan las irregularidades

Hoy es un partido al que le asaltan las irregularidades, que debe nutrirse de candidatos ajenos reclutados a última hora de entre diversos grupos sociales y civiles.

Curiosamente, la renovación se ha producido en los viejos partidos, en el PSOE y el PP, con la irrupción de Pedro Sánchez en el PSOE y de Pablo Casado en el PP, en ambos casos mediante un vuelco sorprendente de última hora.

En el caso del PSOE el malabarista Sánchez, si bien ha hecho gala de una inconsistencia que solo que se nutre de los eslóganes y los tweets que le prepara su Rasputín de cabecera, Iván Redondo, está demostrando una innegable eficacia electoral y un arribismo con el que ha logrado encaramarse al poder y desde ahí, con una estrategia poco democrática,  dar al Partido Socialista una unidad artificial pero real, con la que recuperar votos, especialmente de los que habían huido a Podemos o se refugiaban en la abstención.

Con Casado ha ocurrido algo similar por la velocidad  con la que se ha ejecutado el relevo en la cúpula del PP

Con Casado ha ocurrido algo similar en cuanto a la velocidad y rapidez con la que se ha ejecutado el relevo en la cúpula del Partido Popular, marginando al marianismo y sorayismo con una cirugía qué no se recordaba en la derecha española, y dando a esa formación algunas bazas con la que acudir a las próximas elecciones generales, si bien está por ver sí serán suficientes para alcanzar el poder mediante pactos similares a los que les han aupado a la Presidencia del Gobierno de Andalucía.

Vox, será fiel de la balanza o dolor de cabeza permanente

Finalmente, la convocatoria para las elecciones generales tiene un nuevo protagonista, quizá el único con la aspiración de producir un vuelco copernicano en la geografía política española, Vox, al pasar de un resultado testimonial en las anteriores elecciones generales, en las que ni siquiera logro entrar en el Congreso y en el Senado, a convertirse en el fiel de la balanza, bien como el quicio de una coalición de gobierno de centro derecha, o bien como el auténtico dolor de cabeza para toda la legislatura si llegara a consolidarse una coalición de izquierdas, con el apoyo de separatistas y demás grupúsculos del Parlamento español.

Please follow and like us:
Deja un comentario

Escrito por Juan Carlos Villanueva

SIGUENOS

También estamos en redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com