• Busqueda
Pablo Casado, presidente del PP
Pablo Casado, presidente del PP

Pedro Sánchez no quiere la abstención del PP

Casi todo lo que Pedro Sánchez hace es de carácter meramente táctico, de hoy para mañana, con el fín de mantenerse en el poder. Sus objetivos poco tienen que ver con la estabilidad política ó desarrollar una política de altura. Más bien es un vuelo corto, de ave de corral cuyo objetivo es debilitar, cuando no destruir a sus adversarios políticos. En esa tarea se está demostrando como un maestro, ayudado por su permanente muleta, Iván Redondo, que lo mismo sirve para este fin con un político de derechas que de izquierdas.

¿Alguien cree que Pedro Sánchez quiere al Partido Popular como socio de gobierno, a la vista de sus trayectoria política y de su relación con esa formación? En realidad ni quiere al PP ni quiere ningún socio como acaba de demostrar con Podemos y Pablo Iglesias.

Quienes piensen que Sánchez actúa sinceramente al tratar de convencer a los populares para que permitan su investidura mediante su abstención, que sus llamadas y cantos de sirena en busca de la abstención del partido que dirige Pablo Casado eran reales, deben también pensar que un acuerdo de esta naturaleza comportaría con total seguridad unos compromisos de gobierno exigidos por el PP y que Sánchez debería llegar a aceptar. Entre ellos, estaría con seguridad, una posición de dureza ante los excesos del independentismo catalán, dureza que podría llegar a exigir la aplicación de un 155 duro.

¿Qué busca entonces Sánchez con sus llamadas a la abstención del PP?

Son varios los objetivos, uno de los cuales ya ha está conseguido: introducir en el seno del PP el debate y las dudas acerca de la conveniencia o no de esa abstención, que algunos barones y personalidades del partido se pronuncien a favor, generando el enfrentamiento y la inestabilidad interna dentro en el seno del partido de Casado.

Son varios los objetivos, uno de los cuales ya ha está conseguido

El segundo sería desbancar a Ciudadanos como partido de centro en el caso de que el PP se inclinara por esta opción.

Pero ¿qué haría Sánchez si lograra que el PP aceptara al menos negociar con el PSOE esta posibilidad? Exactamente lo mismo que ha hecho con Podemos: crear un rosario de excusas e impedimentos de forma que Casado y su partido apareciera como un partido intolerante, incapaz para el acuerdo, todo ello acompañado de una continua filtración y manipulación de los contactos, las conversaciones y las propuestas hasta acabar dando un portazo, “porque con esta gente es imposible negociar: quieren imponer sus convicciones de derechas y manejar todo el Gobierno”.

Please follow and like us:
Deja un comentario

Escrito por Redacción

SIGUENOS

También estamos en redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies