• Busqueda

José María Sánchez: ‘La Ley de Protección de la infancia y adolescencia es una versión edulcorada de la ideología leninista’

Conversación tranquila de @jmfrancas con José María Sánchez. Catedrático, abogado, diputado de VOX.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,    YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber Canal de Telegramhttps://t.me/joinchat/AAAAAE9v5rySdN0b09ak1Q

 

JMF: ¿Conoces la nueva ley de protección de la infancia y adolescencia?

JMS: Sí, he sido ponente del proyecto en el Congreso, en representación de VOX.

JMF: ¿Cómo la definirías?

JMS: Es una ley, en parte inútil, y, en parte, ideologizada a la izquierda, con todas las obsesiones de la progresía, y voluntad de imposición.

JMF: ¿Pero protege?

JMS: Me atrevo a decir que la protección que merecen los menores ya se la aseguran las leyes vigentes. Por ello digo que ésta es, en parte, inútil. Cuestión distinta es si se aplican las leyes en vigor y cómo se aplican.

JMF: Votasteis que no… ¿por qué?

JMS: Por lo dicho, inutilidad e ideología con voluntad de imposición. Es la ley de Pablo Iglesias, según el titular de El Mundo del día siguiente al debate en el pleno. Luego ineptitud y lavado de cerebro social.

JMF: Me has hablado de ‘obsesiones de la progresía’, ¿qué obsesiones?

JMS: Desconfianza hacia la familia y la judicatura, ideología de género, educación sexual de niños y adolescentes, existencia de alto riesgo de violencia contra éstos en todos los medios (familia, colegio, centros deportivos, etc.). No compartimos que deba educarse a los menores en la convicción de que están constante y universalmente amenazados.

JMF: ¿Los hijos son de los padres?

JMS: La ley no trata esta cuestión, pero contiene elementos en la línea de negarlo. Primero, porque establece actuaciones de «sensibilización» y prevención de la violencia de los padres sobre los hijos. Y a tal fin se impulsa una cierta intromisión de las Administraciones públicas en la intimidad familiar. Segundo, porque relativiza el derecho de los padres a que sus hijos menores sean educados con arreglo a sus creencias y convicciones toda vez que impone en el ámbito escolar actuaciones constitutivas de adoctrinamiento, siempre ordenado a la asimilación de la ideología de género, de existencia de riesgo de violencia de los padres y/o por insuficiente conocimiento en materia sexual. Todo ello expresa que los promotores de esta ley consideran que los padres españoles no saben educar a sus hijos y que el poder político sí, idea que, en cuanto generalización, es una aberración moral y política. Por último, la ley se sitúa en la transición del tradicional concepto de patria potestad al de «responsabilidad parental», que se caracteriza al final de esta evolución por una reducción de las facultades propias de la patria potestad y un aumento del derecho de los menores a su autodeterminación en todos los órdenes y de las potestades de la Administración como garantes de su libertad y su formación. Todo esto es una versión edulcorada en el siglo XXI de la ideología leninista en la materia.

JMF: Por lo que dices mas que proteger a la infancia la secuestran ¿no?

JMS: Sí, en los términos expuestos, aunque la ley insiste, por ejemplo, en que se faciliten a los menores la denuncia en casos de violencia. Contra esto nada podemos decir, salvo que si los menores son enseñados para ver al acecho a padres, profesores, compañeros de colegio, etc., quizá se distorsiona su conciencia. Y también que facilitar la denuncia a los menores no requiere que se apruebe una nueva ley; basta que se tomen medidas en aplicación de las leyes existentes.

JMF: ¿Ideología de género otra vez metida con calzador a nuestros menores?

JMS: Sí, aunque, en puridad, sobre una ley de protección de la infancia y la adolescencia. Sin embargo, se establece que esa ideología debe estar presente en la formación de profesores, jueces y magistrados, policía y fuerzas del orden, y funcionarios en general. También en las actuaciones de las Administraciones en familias y centros de enseñanza, de ocio, deporte, etc. de «sensibilización» y prevención de la violencia contra los menores.

JMF: Mucho de lo que me cuentas me suena a anticonstitucional, ¿cómo lo ves?

JMS: Podría ser por contrario a la libertad de conciencia (art.16.1 CE) y derecho de los padres a la educación de sus hijos con arreglo a sus convicciones (art. 27.3 CE). Pero no nos hagamos ilusiones: todo dependerá, llegado el caso de un recurso de inconstitucionalidad, de quienes constituyan el TC. A una ley ideológica, una sentencia ideológica. Es más razonable confiar en que se constituya un gobierno que promueva su derogación.

JMF: El PP votó a favor, ¿lo entiendes?

JMS: Sí, hace muchos años que el PP -sus dirigentes y una parte, probablemente minoritaria, de sus votantes- carece de convicciones sustantivas. Sigue la corriente de lo político correcto y ciertas directrices internacionales. Aunque probablemente la mayoría de sus votantes no esté de acuerdo con ese voto a favor, pero los dirigentes creen, con error, que pueden seguir engañándolos y abusando de su apoyo electoral.

JMF: ¿Algún diputado del PP en privado te ha mostrado disgusto?

JMS: En esta ocasión, a mí no. En alguna otra iniciativa legislativa anterior, en materia distinta, sí.

JMF: Es desconcertante ese voto, aunque no infrecuente. ¿Presentareis recurso al TC?

JMS: No he hablado todavía de esto con los portavoces del grupo parlamentario, pero interpreto que se considerará seriamente.

JMF: Gracias José Maria, ánimo y un abrazo.

JMS: Gracias a ti, abrazos

Please follow and like us:
Deja un comentario

Escrito por Josep Maria Francàs

SIGUENOS

También estamos en redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com