• Busqueda

José Castro Velarde: ‘La devoción a Isabel la Católica va en aumento’

Conversación tranquila de @jmfrancas con José Castro Velarde, @josecastrovelar, presidente de la Asociacion Enraizados, @AsocEnraizados.

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,    YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber Canal de Telegramhttps://t.me/joinchat/AAAAAE9v5rySdN0b09ak1Q

 

JMF: ¿Qué es Enraizados?

JCV: Es una Asociación Civil inscrita por ello en el Ministerio de Justicia del Reino de España. Nos definimos como «una voz católica en la vida pública» pues queremos iluminar está con lo mejor que tenemos: nuestra fe.

JMF: Cada día tenéis más trabajo entonces… hace tiempo que quieren la fe en las catacumbas…

JCV: Efectivamente… jeje. Pero nosotros estamos íntimamente convencidos de que sin la luz que aporta la fe y las tradiciones religiosas, con toda su sabiduría y humanidad, no es posible construir el bien común nacional y mundial. No nos callarán.

JMF: ¿Por qué piensas que para muchos Dios sobra?

JCV: Pregunta muy profunda. Varias causas: muchos no han tenido la suerte, la gracia mejor dicho, de conocer el Amor infinito que les ha hecho ser, que les ha creado; otros lo han conocido pero haciendo uso de su libre albedrío prefieren contentarse con cosillas de este mundo; pero lo más sorprendente son aquellos que van más allá y parece que hacen de sus vidas una forma de odio hacia su Creador.

JMF: Cada día es más frecuente que desde el poder, político, social, económico, se quiera echar a Dios, eso es odio, no nos engañemos…

JCV: Efectivamente. Hay un laicismo agresivo que trata de expulsar a Dios de la vida pública. Y ello implica expulsar a los creyentes que no pueden manifestarse como tales en el debate público, pues en ese caso se menospreciarán sus opiniones. Pero en el fondo del corazón del hombre siguen esos deseos que el poder, el Estado y los organismos internacionales no pueden saciar. Incluso la justicia si pudiera ser plenamente alcanzada no sería suficiente. El hombre desea más. Y eso solo lo puede dar Dios. Incluso los buenos consensos de una sociedad democrática necesita fundamentos prepoliticos que la política no puede dar. Y eso solo puede fundarse en una naturaleza humana que exige un Creador.

JMF: Aprovechando el virus, han llegado a prohibir el culto, véase aún Francia. ¿Es más contagioso un templo que el metro?

JCV: Claramente no. Y eso es un síntoma claro de ese laicismo del que hablábamos. Si hubiera habido contagios en Iglesias católicas en España habrían sido titulares destacadísimos en los medios. La libertad religiosa es un derecho fundamental básico de la sociedad. No puede limitarse como se ha hecho en España y otros países de forma tan torticera. Los católicos no hemos sabido defenderlo aunque ha habido muchas honrosas excepciones.

JMF: Tampoco he oido a la jerarquía católica quejarse, ¿o si lo ha hecho?

JCV: No me tire de la lengua… En España decidieron colaborar en un primer momento con el Gobierno. Quizás la magnitud del problema invitó a ese gesto. Pero después muchos se han dado cuenta de la limitación injusta y han reaccionado. Por ejemplo Omella que en Barcelona tuvo que ponerse firme ante el Gobierno autonómico. Personalmente reconozco que me ha edificado mucho la firmeza y prudencia de Monseñor Reig, Obispo de Alcalá.

JMF: ¿Qué tenéis que ver con Isabel la Católica?

JCV: Para nosotros es un ejemplo de entrega y servicio en la vida pública. Por ello apoyamos la Causa de Beatificación de la Reina. Es una mujer que apoyándose en una profunda vida cristiana, fue ejemplo de hija, hermana, esposa, madre y reina.  Creemos que el reconocimiento de su santidad sería un estímulo para la regeneración de la vida pública.

JMF: El Papa Francisco está en ello, ¿no?

JCV: Alguna noticia ha salido publicada en este sentido. El Papa, como argentino, sabe que si el mayor número de católicos se dirige aún a Dios en español es gracias a la evangelización que la Sierva de Dios providencialmente propició. Asi se lo manifestó a algunos Obispos españoles.

JMF: ¿Se opone alguien a esta beatificación? Se ha parado largo un tiempo…

JCV: La realidad es que no hay un motivo concreto que impida la beatificación. El proceso diocesano terminó favorablemente en Valladolid y se llevó a Roma. La Comisión histórica que analiza todos los detalles de la vida del posible beato concluyó que ningún episodio de la vida de la Reina impedía su beatificación. Incluso existen milagros acreditados como la curación del claretiano Durán. Según informan desde la Comisión que lleva el proceso y el postulador estaríamos a la espera del momento eclesialmente oportuno.

JMF: ¿Desde cuando se espera este momento eclesial o políticamente correcto?

JCV: San Juan Pablo II parece que estuvo a punto de culminar el proceso. Especialmente con motivo del V Centenario del Descubrimiento en 1992. Entonces algunos indicaron que hubo ciertas presiones desde algunos católicos de origen judío. Pero esto esta demostrado que no es obstáculo para la beatificación. La Reina estaba rodeada de personas judías, conversas o no. Y las tenía en gran aprecio. Pero 1992 fue una oportunidad perdida y desde entonces aunque se ha pedido en otras ocasiones por parte de la Conferencia Episcopal, la última vez si no me equivoco con Rouco, la Comisión de Cardenales que debe dar el siguiente visto bueno, no lo ha hecho.

JMF: ¿Alguien tienen complejos?

JCV: Eso siempre existe. Pero prefiero destacar que la devoción a la Reina va en aumento. Este 26 de noviembre aniversario de su fallecimiento, ha habido numerosas misas en España y en otros países pidiendo su beatificación. Esto es lo más importante: mucha gente sencilla que por gracia de Dios se encomiendan a la Reina y siguen su Causa.

JMF: ¿En qué nos iluminaría como santa?

JCV: Proclamar la santidad de una persona es primero reconocer la grandeza de Dios, pues es su gracia la que la hace obrar bien. En el caso de la Reina sería un ejemplo muy necesario para nuestra vida política. Ella siempre actuó por el bien no solo de sus reinos sino de todo el mundo conocido: buscaba la paz con reinos vecinos. Defendió la dignidad de toda persona incluyendo los nuevos súbditos de las Indias. Y en un momento en que se dice que se quiere ensalzar la importancia de la mujer, tendríamos a una ejemplo de madre, de esposa y de reina. Aparte como creyentes sabemos que ese reconocimiento tiene efectos espirituales que ayudarán a regenerar la vida política y animarán a otros católicos a dedicarse a este mundo difícil pero esencial de la vida pública, el campo más vasto de la caridad.

JMF: Muchos políticos se rasgarán las vestiduras, mil gracias José, un abrazo y enhorabuena, tienen una tarea encomiable y de nunca acabar.

JCV: Muchas gracias. Muy entretenido e interesado en las preguntas.

Please follow and like us:
Deja un comentario

Escrito por Josep Maria Francàs

SIGUENOS

También estamos en redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com