• Busqueda

Conrado Giménez-Agrela: ‘Las antiguas “cámaras de gas” son los actuales “abortorios”’

Conversación tranquila de @jmfrancas con Conrado Giménez-Agrela, presidente y fundador de Fundación Madrina (@FMadrina).

Tuitter:@jmfrancas Webhttps://sinpostureo.com bloghttp://www.noentiendonada.es,    YouTubehttps://www.youtube.com/channel/UCUGcEzxyMJwuOCBNnjwPDxg?view_as=subscriber Canal de Telegramhttps://t.me/joinchat/AAAAAE9v5rySdN0b09ak1Q

JMF: ¿Qué hace Fundación Madrina?

CG-A: Fundación Madrina es una pequeña obra de amor que surge hace 20 años, como consecuencia de un accidente de su fundador y de su experiencia con madres y niños abandonados en el Perú. Desde entonces, trabaja a favor de la infancia y maternidad más vulnerables, especialmente madres adolescentes. FM lucha contra la pobreza infantil ayudando a sus madres en dificultades, y sabiendo que detrás de cada niño hay una madre a la que hay que apoyar, sostener y empoderar. Para mi, la familia es la empresa más importante que posee un PAÍS, el hombre es fundamental pero la madre es la CEO de esta empresa, es la empresaria, la emprendedora, la maestra, la jefa, lo es todo en la Familia, por ello debe estar más protegida y custodiada en sus derechos. Igualmente, los niños tienen derechos que hay que defender desde el seno materno, por ello estos Derechos fundamentales de la infancia son absorbidos subsidiariamente por la madre desde su embarazo, desde el primer momento de la concepción, como son los derechos a la alimentación, salud, hogar, educación, a la vida, entre otros. En consecuencia, sobre la mujer madre recaen subsidiariamente los derechos de los niños al menos hasta que cumplan la mayoría de edad y sean autónomos.

JMF: ¿El estado no protege a la madre en España?

CG-A: No, en absoluto, pero en ningún país del mundo. Sin embargo, resulta paradójico que toda la humanidad valore a la mujer y su maternidad, como riqueza para el individuo. Estudios importantes valoran la aportación de la maternidad al PIB de cada país y lo sitúan en el 50% del mismo, es decir es una riqueza que debe ser protegida y custodiada. Sin embargo, no se valora su rol maternal en la sociedad como trabajo productivo, como son la creación, formación, mantenimiento, alimentación y educación de un niño, ni se le protege con un salario base maternal. Es más, hay empresas e ideologías tóxicas que, cuando se les presenta a una madre de familia numerosa se le pregunta si ha trabajado alguna vez. Por otra parte, la sociedad tampoco protege a los niños, especialmente desde el seno materno, considerándolos una “carga” para la madre y la sociedad, y por tanto hay una ausencia y desprotección grave de los derechos materno-infantiles en el mundo.

JMF: ¿Por qué piensas qué ocurre esto?

CG-A: Porque las madres embarazadas o con hijos, las más vulnerables, no cuentan para los políticos, no son importantes, nunca se quejan, nunca protestan, nunca se manifiestan… es decir no contribuyen con su voto, por lo tanto lobbies de planificación familiar, entre otros, las olvidan y los gobiernos las empobrecen, por su parte, ellas nunca se quejan, todo lo aguantan. Las madres, son la masa silenciosa más vulnerable del mundo que nunca contribuirán a cambiar regímenes o políticos, nunca provocarán una guerra o a una revolución, porque su profesión es dar vida, es proporcionar vida en Paz. En las madres está el reflejo de Dios y son verdaderas mensajeras y testigos de La Paz, de la vida y del amor. Las madres son un pilar importante para las naciones porque contribuyen a la estabilidad de las mismas con su mansedumbre, poniendo paz en los hogares. Asimismo, son un auténtico, el más potente “amortiguador social” de las crisis económicas y políticas, por eso muchas veces las mujeres madres se dejan derrumbar en silencio y soledad, porque son pura paz y amor. Cuando esto ocurre, cuando las políticas o la sociedad maltratan a las madres y a sus hijos, la sociedad está herida de muerte, y no sobrevivirá mucho tiempo. Esto ocurre ahora, en el martirio permanente y estudiado de la maternidad, de las madres, con otra víctima más vulnerable, los niños.

JMF: ¿Entiendes el apoyo al aborto por parte de los gobiernos y de mucha gente?

CG-A: Lo comprendo perfectamente. La ley crea cultura, aunque no sea justa ni esté justificada. Hace tiempo que se estudia en psicología que las personas practican más la obediencia, sin tomar conciencia de valores como la moralidad o la justicia de la misma. En este sentido, asistimos en la sociedad moderna la aparición de una nueva religión, la LEY, que genera obediencia ciega y ofrece una nueva cultura nueva a los ciudadanos, fuera de conceptos bioéticos, leyes naturales, moral o justicia. En la edad media, el Rey Sol quería decretar que el sol se ponía a una hora, independientemente de la realidad de las cosas y de los hechos naturales. Esto ocurre ahora con el aborto, la eutanasia, entre otros. Asimismo, se aprecia estudiando la historia como la civilización humana ha atravesado por periodos oscuros, hechos que ahora se repiten. Periodos históricos oscuros e intermedios de nuestra civilización donde la violencia imperaba, pueblo contra pueblo, persona contra persona, todo valía, no se respetaba la vida ni la dignidad humana. Son períodos históricos, donde imperaban y anidan los afectos más desordenados y oscuros del hombre. En nuestra época, estas leyes del aborto y eutanasia, contrarias a la naturaleza y al código deontológico médico, “contra natura”, les dan rango de ley, cuando los gobiernos para quitarse un problema y un coste económico, así para evitar subvencionar a una madre embrazada prevalece el aborto sobre cualquier opción y ayuda. Para evitar pagar un gasto de cama de hospital, prevalece la eutanasia. Lo “no productivo “ahora ya no tiene derecho a la vida. Hemos creado una sociedad construida sobre “anti valores” como el egoísmo y la utilidad, lo vulnerable no vale, donde se practica violencia del hombre contra el hombre, así los hijos matan a los padres y los padres matan a los hijos. Esta realidad está creando una “conciencia zombi”, y donde la “sociedad zombi” mira para otro lado cuando una madre embarazada clama ayuda para el nacimiento de un bebé. Los nacimientos ya no son una buena noticia para la mujer, y los niños no son bienvenidos en nuestra sociedad. El aborto se constituye así en el instrumento legal para quitar la vida de los más vulnerables e indefensos. Repetimos la historia del nazismo y el holocausto judío. Las antiguas “cámaras de gas” son los actuales “abortorios”, parecen centros de salud, pero usan métodos despiadados y sanguinarios para quitar la vida. Así se legaliza que las madres atenten contra la vida de sus hijos en su propio seno materno. En el fondo esto es el fruto de la violencia que alimenta nuestra sociedad y que está condenada a desaparecer como las antiguas culturas que no respetaban la vida de sus hijos ni la de sus mayores. Una sociedad donde los padres matan a sus hijos y los hijos matan a sus padres, en una sociedad “zombi” controlada ya en sus conciencias y valores por los medios de comunicación y sus leyes inmorales.

JMF: ¿Nos avergonzamos como sociedad alguna vez?

CG-A: La sociedad usa a las personas como objetos de producción con obsolescencia programada, una sociedad que nunca tendrá conciencia de sí misma, del bien o del mal porque está anestesiada por los medios de comunicación y las leyes “inmorales”. Se está generando una nueva “religión moderna”, sin conciencia y sin valores, que podíamos definir como “para-religión” o bien “pan-religión” con dogmas que se asientan en Leyes que ocultan oscuros intereses económicos e ideológicos. En esta nueva religión, “todo es relativo”, los valores y la conciencia son relativos, el “fin justifica los medios”, cosifica a la mujer y genera una “sociedad zombi” sin alma, sin conciencia y sin rumbo excepto para la aniquilación total de sí misma, como ha acontecido ya en casos similares en la historia. En este momento, nacemos en violencia y su fruto es una civilización que abusa contra la mujer y la infancia. Hoy más que nunca hay trata de personas, violaciones o pederastia, la prostitución y la venta de niños/as y órganos. ¿Creen ustedes que esta civilización enferma y “zombi”, puede llegar a un puerto seguro? Estamos atrayendo la guerra y la aniquilación, seguramente por otra civilización no tan culta, pero con más valores. La civilización actual llegó a la madurez de los tiempos en la época Romana, cuando nació Jesús de Nazaret, desde entonces tan solo ha habido desarrollo técnico y tecnológico, y no se ha avanzado en valores como la vida, cultura, paz y el amor, sino que se ha retrocedido cada vez más.

JMF: ¿Qué ha supuesto el COVID19 para vosotros?

CG-A: La oportunidad de reconciliarnos con la familia humana, porque ha sacado lo mejor de nosotros mismos. Ha habido comportamientos heroicos. Se ha visto la generosidad que han tenido cantidad de corazones que han entregado su vida para dar vida. En Fundación Madrina hemos aprendido que “para dar vida tienes que entregar tu propia vida”, y también que “el amor vence el miedo”. Esto es lo que hicieron cerca de 2000 voluntarios de FM durante la pandemia, vencer el miedo gracias al amor que teníamos a las madres y la infancia más vulnerables, y ese amor ha sido el reflejo del amor de Dios. Solo con el amor a Dios hemos podido vencer el miedo y hemos sido capaces de entregar nuestra vida, cada minuto, para dar vida.

JMF: Y la crisis económica y social posterior a la sanitaria, ¿qué he supuesto?

CG-A: Para FM la crisis económica y social ha supuesto continuar dando amor y servicio que es lo que Dios nos pedía, a veces durmiendo pocas horas, hasta la extenuación y la enfermedad, con una entrega total de todos los voluntarios y madrinas de la fundación. Cuando por la Covid todos los centros y hospitales eran “solo-Covid”, hemos realizado más de 2000 ginecológicas, analíticas y actuaciones pediátricas. Todavía seguimos haciéndolo. Es un honor saber que durante la pandemia los voluntarios de Fundación Madrina salvaron más de 1500 niños. También nos íbamos adaptando a las nuevas circunstancias y necesidades de las familias con el paso del tiempo, creando e implementando nuevas soluciones a los problemas y retos que sufrían las familias vulnerables que atendemos y acogemos. Familias acogidas que no se quedaban solamente sin comer, sino que subsistían con niños en situación de calle. La Fundación ha podido sacar adelante a muchas familias numerosas con niños en edad escolar y embarazadas, realojándolas en los “pueblos madrina”. Estos pueblos son una oportunidad de dar alojamiento, escuela, hogar y un futuro digno a familias vulnerables con niños menores que se quedaban en situación de calle. Los pueblos encontraban en esta infancia vulnerable su propia supervivencia, al no cerrar ya el colegio. También hemos conseguido ayudar a miles de familias en Cañada Real, especialmente embarazadas, madres adolescentes y niños. La FM ha comprobado que las ciudades se están convirtiendo en una trampa mortal para las familias numerosas, vulnerables, y con menores a cargo. Las viviendas en las ciudades no acogen ya a embarazadas y niños, por ello les llevamos a un entorno rural mucho más amigable y humano que valoran los niños y que valoran la vida, y donde las madres empiezan a tener valor. FM contribuye a empezar una revolución rural, donde las madres se van desde las ciudades que no las acogen junto sus hijos, al campo, en un entorno rural mucho más humano y natural. En los pueblos, las madres serán el eje vertebrador de la nueva civilización que atesoran los valores familiares y personales que se están perdiendo en las ciudades. Con los “pueblos madrina” también se da la oportunidad a los pueblos de sobrevivir porque ya no cierran las escuelas gracias a los niños, contribuyendo así a que los niños sean fuente de vida y de futuro para estos pueblos, para la sociedad y para España.

JMF: ¿Os ayuda la administración o estáis solos?

CG-A: La administración local nos pidió ayuda al inicio de la pandemia, cuando FM se encontraba sola entregando alimentos, y no había nadie en ninguna otra institución grande o pequeña que estuviera atendiendo, ya que se incorporaron mucho más tarde. Con 1500 voluntarios, al inicio de la pandemia, FM alimentó y sigue alimentando a las familias vulnerables de todo Madrid y alrededores, a través de la apertura de los Servicios Sociales y Caja Mágica, como centro logístico, para que trabajaran los voluntarios de la Fundación. Hemos estado muy solos, la Fundación vive de la providencia, y a ella rezamos todos los días. La administración central nunca nos ha ayudado y tampoco nos está ayudando ahora; es más cuando he intervenido ha sido para perjudicar la distribución de alimentos, por lo tanto, casi es mejor estar al margen de la administración que también ha dificultado la labor de desarrollo en los “pueblos madrina”. Ninguna administración ayuda a tiempo desgraciadamente, por ello pedimos que no intervenga para poder solucionar antes los problemas de la gente. Comprobamos un distanciamiento y desconexión cada vez mayor entre la administración y clase política española, y la realidad social crítica. En este sentido, pedimos a la clase política y a la administración que se acerque a la fundación, hable con las familias, se entere de su realidad social y que también nos ayude porque estamos exhaustos y desabastecidos, porque estamos llegando a una población creciente que lo necesita. Una clase política que ha cerrado la administración y las economías, aumentando la pobreza extrema de España y poniendo en grave riesgo de vulnerabilidad al 25% de las familias españolas. En este sentido, Fundación Madrina se ha constituido en verdadero “amortiguador social” de los problemas que tienen las familias vulnerables en España. Es verdad que la administración se acercado últimamente en época electoral para darle las gracias por toda la labor que hemos realizado durante la pandemia, pero las únicas gracias que queremos recibir son las sonrisas de todas las madres y niños que acogemos en las “colas del hambre” y en los diferentes proyectos que estamos desarrollando durante esta pandemia. Igualmente, observamos con temor que ahora más que nunca se vende optimismo por la clase política, por eso les pedimos humildad y conocimiento de causa, queremos contarles lo que hacemos y como lo hacemos, para que vean lo que realmente necesitan las familias más vulnerables y que han generado por su política de cierre y falta de ayudas directas.

JMF: ¿Qué necesitáis de la sociedad?

CG-A: Lo que necesitamos es mucha más oración y manos de todos los hombres de buena voluntad y la ayuda de la divina Providencia. Para ello, rezamos todos los días a Dios, que es el que verdaderamente nos ayuda tocando la generosidad de muchos corazones que nos han ayudado a sobrevivir durante la pandemia. Por eso, pedimos a los hombres y mujeres de buena voluntad, y a las empresas e instituciones generosas, que nos ayuden económicamente y de corazón, y que vengan a vernos por que la Fundación es un instrumento de amor en los manos de Dios Padre, para dar vida y para ayudar a todas las madres y niños de familias vulnerables, que lo han pasado mal y que todavía siguen necesitando. Pedimos que nos ayuden a mantener las madres y niños vulnerables en nuestros pisos de acogida, para seguir apoyando que las madres no aborten a pesar de la crisis y sigan adelante con sus embarazos, para poder seguir dando comida e higiene bebé a todas las madres y niños que lo necesitan. Hemos pasado de atender 400 madres en un mes antes de la pandemia a más de 4.000 madres en un solo día; de repartir más de 30 toneladas de comida e higiene de bebe en 3 meses a cerca de 20 toneladas al día. Ha sido una explosión. También pedimos ayuda para que podamos seguir dando vida a las familias numerosas con menores, para que puedan tener un futuro digno con un trabajo y un hogar en los pueblos madrina. Deseamos por último que la sociedad reconozca a los voluntarios que, junto con sanitarios, emergencias y policías, han estado al servicio de los demás entregando su propia vida para dar vida durante esta pandemia. Los voluntarios son los auténticos héroes escondidos que han aprendido dos cosas en esta pandemia, que para dar vida hay que entregar la propia vida y que para no tener miedo hay que amar a los más necesitados. Asimismo, pido a la sociedad que se reconozcan a todas las madres y sus hijos como “patrimonio de la humanidad”. El valor que tiene la maternidad es un intangible con un valor tan grande y tan difícil de medir, que por eso pido a la sociedad y a los hombres y mujeres de buena voluntad que nos ayuden en esta empresa, en este reto, en este logro.

JMF: ¿Cómo ves el futuro inmediato?

CG-A: Una joven autónoma, madre de un bebé de 18 meses, me vino llorando porque no tenía cómo pagar autónomos y le habían embargado la cuenta y no tenía con que dar de comer a su hijo. La Seguridad Social le había quitado todas las ayudas.  ¿Acaso estamos en un supuesto estado de derecho que quita los principales derechos fundamentales, como vivir y alimentarse, a todas las madres? La gestión económica de la crisis sanitaria ha generado una depresión sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial con unas tasas de pobreza, marginalidad y riesgo de vulnerabilidad nunca vistas hasta ahora. Un cuarto por ciento de la población de nuestro país está en riesgo de pobreza y vulnerabilidad como consecuencia de la gestión económica de la crisis sanitaria. Millones de parados, cientos de miles de personas en ERTEs y decenas de miles de autónomos en cese de actividad. Esto ha generado la quiebra familiar por deudas acumuladas de impagos de alquileres, energía, transporte… Asimismo, han desaparecido cientos de miles de empresas y pymes en meses. La devastación del tejido empresarial ha sido tan extrema que pensamos que la recuperación económica tardará al menos unos 7 años más en volver. Siete años durará la recuperación debido a la devastación tan enorme que ha sufrido el desempleo, así como a la desaparición de empresas especialmente pymes que son las que generan el 80% del empleo en España.

JMF: Muchos hablan que de esta crisis hay que sacar la conclusión de invertir muchísimo más en lo público. ¿Qué conclusión sacas tú?

CG-A: El daño que se ha provocado al tejido empresarial y a todas las familias convirtiéndolas en vulnerables, ha sido devastador. No obstante, lo anterior, desde FM entendemos que la mejor política social, para sacar adelante España, es fomentando la inversión y la creación de empresas. En este sentido, desde FM entendemos que la única estrategia social posible, que puede sacar adelante a nuestro país, es la apertura de sectores como son la hostelería turismo o transporte y relacionados, estos sectores los mas afectados por la crisis son los que sacarán a España de la pobreza y los primeros en “tirar del carro”. Por lo tanto, la generación de empleo es la mayor estrategia social posible que se puede crear y especialmente el fomento del empleo de las empresas, del emprendimiento y del autoempleo. Por su parte, creo que la administración lo único que ha demostrado durante esta pandemia es que no ha servido para nada y que sigue sin servir porque ha estado cerrada con millones de trabajadores que tiene. Solamente el cierre de la administración ha generado el doble de pobreza y vulnerabilidad que había, por lo tanto, considero que no debíamos engordar este “monstruo”, por el contrario, la estrategia que debemos manejar es generar empleo, fomentar la iniciativa privada y la creación de empresas, así como el autoempleo. Debemos aprovechar ahora esta oportunidad que nos ha ofrecido la pandemia, y que ha generado hambre y falta de techo de las familias vulnerables, mediante el reto de generar empleo y emprendimiento en las zonas rurales. Asimismo, se debe fomentar la iniciativa privada y la inversión empresarial, como mejor estrategia junto con el desarrollo de las zonas rurales. En este sentido, debemos considerar la inversión en la zona rural como fundamental para deslocalizar la pobreza actual desde las grandes ciudades hacia el campo. Yo hablaría de las 4Rs para salir de la crisis: Repoblar, reforestar, reconstruir y revalorizar las zonas rurales.

JMF: Mil gracias Conrado, ¿dónde puede el que quiera ayudaros contactar con vosotros?

CG-A: Cada niño que nace lleva un mensaje y es que “Dios todavía no he perdido la esperanza en el hombre”. Ruego a Dios de rodillas, suplicando igualmente a todos los que me puedan leer, para que nos ayude a seguir dando vida a tantas madres embarazadas que dudan seguir adelante con su bebe, y a tantos niños con necesidades de hambre e higiene. Ruego a Dios de rodillas para que seas mi amigo lector esa esperanza para las madres que ya no tienen esperanza. www.madrina.org | fundacion@madrina.org | 914490690.

JMF: Un abrazo y mucho ánimo.

Please follow and like us:
Deja un comentario

Escrito por Josep Maria Francàs

SIGUENOS

También estamos en redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com