• Busqueda
Pablo Casado, presidente del PP

El límite de Casado

Está claro que Pablo Casado se ha lanzado a una carrera en pos del electorado de derechas escorado hacia Vox.

Sobre todo, se ha lanzado al cuello político de Pedro Sánchez sin ningún tipo de miramientos, quizá hasta en exceso. Ha perdido el miedo que mostraba inicialmente, quizá por temor a los ataques que pudieran llegarle por su flanco entonces más endeble, el de su polémico Master y su curriculum.

Pablo Casado se ha lanzado a una carrera en pos del electorado de derechas escorado hacia Vox

O bien han desaparecido esos temores a la vista de la escasa importancia que la opinión pública concede en estos momentos a las deficiencias académicas y de autoría de Sánchez y, por tanto, las suyas, o porque ha superado esos temores. En todo caso, su tono verbal ha subido muchos decibelios, hasta dirigir a Sánchez unos calificativos nunca vistos en la derecha española, al menos en el PP.

Parece estar dándole sus réditos

Este escalada de agresividad parece estar dándole sus réditos a la vista de que no se ha moderado en las últimas semanas. Parece que está surtiendo efecto entre los votantes del PP que se habían escorado hacia Vox tras los años de presidencia de Rajoy y su “dontancredismo”. Su brillantez como polemista parlamentario nunca logró enmendar ante estos ciudadanos su falta de arrojo para hacer frente, al menos, verbalmente al PSOE de Sánchez y a Iglesias, en Podemos, así como a los separatistas catalanes.

El puñetazo en la mesa de Casado, llamando traidor a Sánchez y convocando una manifestación ha agrandado su figura como líder de la Oposición

El puñetazo en la mesa que ha supuesto la declaración de Casado del pasado miércoles, llamando traidor al Presidente del Gobierno y convocando una manifestación masiva en contra de sus concesiones a los separatistas catalanes ha agrandado su figura como líder de la Oposición y comienza a hacer sombra a Rivera en el terreno de la consideración como político de fuste entre los ciudadanos de de centro derecha. Su oratoria fluida y eficaz, sin papeles, sin los continuos titubeos de Rajoy y otros políticos españoles, que parecen medir tanto sus palabras que acaban por provocar el rechazo, han tenido un efecto extraordinario en los ciudadanos, también entre los de la derecha más radical a los que quiere atraer, que comienzan a pensar que el PP tiene por fin a un líder que expresa sus mismas ideas y defiende sus mismas convicciones.

El riesgo de pasarse de frenada

Hasta ahí todo es positivo para Casado. El riesgo podría estar en que se pase de frenada. Que en esa carrera, un tanto excesiva hacia el electorado de Vox incurra en errores que luego llegue  a lamentar. Errores con efectos negativos internos, dentro del partido, y errores externos, que recorten, finalmente, sus expectativas electorales.

El primer toque de atención le ha llegado de su propio partido, de dos de sus principales barones: Alberto Nuñez Feijoo, desde Galicia, que podría estar velando sus armas para sucederle si fracasa; y José Manuel Moreno , ahora presidente de Andalucía, con un expediente político Sorayista y Arenista, que no va a perder ocasión de señalar los errores del actual líder del PP.

El hecho de que ambos hayan rectificado para decir que acudirán a la manifestación convocada por Casado, cuando anteriormente habían rechazado asistir a ella, revela que ha sido necesaria la presión del aparto de Génova para evitar la afrenta.

Externamente, el límite para Casado reside en el contenido de su discurso: debe acertar para que no le identifiquen con Vox

Desde un punto de vista externo, el límite para Casado reside en el contenido de su actual y enardecido discurso: debe acertar muy bien en sus argumentos y sus objetivos, e incluso algunos determinados gestos y expresiones, para no traspasar las lineas rojas ideológicas que pudieran identificarle con la derecha radical de Vox. Si así fuera, estaría provocando la huida de un parte de su electorado hacia las posiciones más templadas de Ciudadanos, sin conseguir atraer a quienes se han acercado a Vox y, con su actitud, solo confirmará que tenían razón en su acercamiento al partido de Santiago Abascal. Puede que ocurra entonces, que, ante la disyuntiva, opten por elegir al original y no la copia.

Please follow and like us:
Deja un comentario

Escrito por Juan Carlos Villanueva

SIGUENOS

También estamos en redes sociales

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies